Amazon en lugar del Estado

[VERSIÓN ITALIANA EN “LA FIONDA” Y “RIVOLUZIONE ROMANTICA“]

Acostumbrados a una lógica sindical basada en la mera relación entre tiempo y costos laborales, la cuestión del “bienestar psicofísico” en el lugar de trabajo ahora parece importar poco a lo que queda de la izquierda.

Después de todo, habiendo obtenido del capital la elevación generalizada del nivel de vida del trabajador (aunque en detrimento de la igualdad), la izquierda se ha lanzado a otros temas, dejando a los trabajadores a su suerte. Y, abrazando el liberalismo, también ha olvidado la alienación del trabajador, que va más allá de la cuestion de la retribución del trabajo, es inherente a la producción capitalista y tiene una correlación directa con el bienestar psicofísico antes mencionado.

Pero se equivocaría y jugaría el juego del “enemigo”, quien enfocase el tema de Amazon en la intensidad robótica del trabajo, la hipercompetitividad y el método opresivo en la gestión de personal del que muchos culpan a Amazon.

El fanatismo de la productividad, al fin y al cabo, es solo un viejo vicio del capitalismo, que resurge cada vez que las máquinas nos permiten superar nuevos límites y poner a la humanidad a prueba aún más.

Y es siempre y solo la complicidad del Estado lo que lo hace posible. Por ejemplo, con un modelo contractual que no protege al trabajador y promueve la inestabilidad y, por tanto, el chantaje.

Pero las protestas en este sentido se concilian fácilmente: pequeñas concesiones a cambio de grandes ganancias, como siempre ha sido el caso. Con la habitual ilusión de haber solucionado el problema.

UN PASAJE EPOCAL

Jeff Bezos se va de Amazon y deja la compañía en manos del experto de los  servicios en la nube

Sin quitarle “méritos” a la capacidad de gestión, el modelo de Amazon ni siquiera brilla por la originalidad: Amazon ha conquistado el mercado a partir de un esquema “simple”.

El punto central del tema Amazon, de hecho, es la enorme inversión en infraestructura, realizada con un claro plan de retorno enfocado a largo plazo y el objetivo de posicionarse como oligopolista / monopolista por encima de la competencia.

Es un tipo de inversión, estrategia y rol que, hasta ahora, pertenecía al Estado.

Y que, en lugar de público, encontró fondos en los mercados que, sustituyendo también al Estado, apostaron por algo que evidentemente faltaba.

Con el nacimiento del comercio online fue de hecho necesario y finalmente posible crear una enorme base de datos, potencialmente global, en la que encontrar todos los productos posibles y productores o vendedores existentes; un único sitio web donde elegir entre los productos que las distintas empresas vendían cada una, por separado, en sus propias páginas web (o incluso solo en la tienda).

No hacía falta ser un genio para entenderlo: se necesitaba mucho dinero y una infraestructura virtual que no atrajera solo a una empresa, sino a todas. Se necesitaba una infraestructura en el interés del (libre) mercado y construir en la realidad lo que durante mucho tiempo solo había sido soñado por la teoría económica: el lugar de la competencia perfecta.

La realidad solo se acercó a la teoría con Amazon, que se estableció como una plataforma casi única para compras online, lo que obligó a los vendedores a reducir los precios en todos los ámbitos.

Si está buscando un producto en línea, es casi seguro que lo encontrará al mejor precio en Amazon.

Con un pequeño inconveniente: Amazon no es el Estado, sino una empresa privada que busca lucrar.

Y no tiene el objetivo de servir verdaderamente a los intereses del mercado (libre) sino a los suyos propios.

Y es así como Amazon, en total anarquía, ha minado el modelo tradicional proveedor-distribuidor y solo ha restablecido las reglas del juego, dejando de lado el Estado supuestamente regulador.

Cuando Amazon se propuso como único distribuidor, la red de distribución minorista naturalmente entró en crisis: es insostenible para un (pequeño) minorista resistir la competencia de proveedores / productores que venden directamente en Amazon.

Y los mismos proveedores / productores, para acceder a este enorme centro comercial, tuvieron que dar, como todos los demás, una buena parte de las ganancias a Amazon.

EL ESTADO AUSENTE

La “verdadera cuestión Amazon” es, por lo tanto, el Estado que ha abandonado su papel y ha dejado a un particular la tarea de leer el futuro, construir las infraestructuras necesarias para afrontarlo y así regular la competencia y el acceso a este nuevo mercado, renunciando a modelar, proteger y promover la propia estructura económica.

Algo que no solo es contrario a las teorías intervencionistas, sino también a la teoría liberal, donde el Estado es al menos el regulador y garante del libre mercado.

Más allá de Amazon y cualquiera de sus competidores presentes o futuros, la cuestión es solo una: el Estado ausente.

Y no estamos hablando del Estado italiano ni de ningún otro Estado en particular. Quisiéramos culpar al modelo de Estado occidental fundado en la cultura capitalista y ahora exportado a todo el mundo. Quizás, sin embargo, incluso en este caso no diríamos toda la verdad: la verdad es que el poder siempre ha sido influenciado y muchas veces abrumado por el poder económico.

Pero es sin duda por primera vez en la historia que, con la colaboración de un modelo cultural que ha hecho del “mercado” un valor absoluto, una tecnología sin precedentes ha hecho fatal esta debilidad para el propio Estado.

Las multinacionales modernas son gigantes, con un peso, poder y capacidad de control (incluso sobre los ciudadanos) que incluso las grandes empresas estatales del pasado reciente nunca habían tenido.

Por otro lado, no es casualidad que la superestructura cultural se haya inclinado por completo hacia la estructura económica. El silencio de la política se compró por dinero y la disidencia, después de estallar, quedó marginal.

Pero no olvidemos que, en un Estado digno de ese nombre, “Amazon” sería un asunto público: una poderosa infraestructura virtual para garantizar y proteger el mercado, el trabajo y la estructura económica nacional.

Si no es así, es porque muchos lo han traicionado.

Emmanuel Raffaele Maraziti

Rispondi

Effettua il login con uno di questi metodi per inviare il tuo commento:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...

Questo sito utilizza Akismet per ridurre lo spam. Scopri come vengono elaborati i dati derivati dai commenti.